¿Necesitas agua en tu finca? ¿Estás pensando en hacer un pozo pero no sabes cómo hacerlo?

El agua es uno de los recursos más importantes para cualquier finca, ya sea agrícola o forestal. De hecho, la disponibilidad de agua es el factor limitante en la rentabilidad de cualquier explotación.

En el vídeo de hoy conocerás los 4 pasos para tener un pozo de éxito y las formas de cómo hacer un pozo de agua para tu finca.

Los 4 pasos a seguir para tener un pozo sin problemas

 

#1. Seleccionar la zona donde pretendemos hacer el pozo

La localización del pozo es una de las labores principales a la hora de hacer un pozo de agua. Hacer un pozo dónde no hay agua es tirar el dinero.

Esta tarea está desarrollada en el artículo Como saber dónde hay agua para hacer un pozo.

 

#2. Elegir el tipo de pozo que necesitamos

Los tipos de pozos que existen son:

  • Pozo excavado
  • Pozo hincado
  • Perforaciones o sondeos

Si deseas saber más entra en este artículo dónde conocerás los tipos de pozos de agua.

 

#3. Obtener los permisos necesarios para hacer el pozo bajo el amparo de la Ley

Es el paso más importante de todo el proceso.

No son pocas las personas que hacen un pozo sin documentación y al intentar legalizarlo lo multan y le obligan a cerrarlo.

Para evitar esta situación, es muy importante obtener toda la documentación pertinente antes de hacer la obra.

Todo lo que hay que saber para obtener la documentación del pozo.

 

#4. Ejecutar el pozo

Hay varias formas de llevar a cabo un pozo: excavado, hincado y perforado o por sondeo.

1. Pozo Excavado

  • Manual. Se hace el pozo manualmente mediante el empleo de herramientas como el pico y la pala. Es un método costoso, lento e inseguro para el pocero por el riesgo de derrumbe.
  • Con excavadora. La máquina excavadora se encarga de hacer el agujero en el suelo hasta la profundidad donde se encuentre el agua. Se puede usar cucharón cuadrado o de “bocado”.
  • Con barrena. El agujero se realiza mediante el empleo de una barrena acoplada a la máquina motriz, como si de un taladro se tratase.

2. Pozo Hincado

  • Perforación por percusión. El agujero se realiza mediante el uso de un punzón metálico muy pesado. Se deja caer el punzón desde la máxima altura posible para que por acción de su propio peso se vaya clavando en el terreno, hasta llegar a la profundidad deseada.
  • Perforación por rozado. Un tubo hueco de varios metros se clava en el suelo por efecto de su propio peso o por acción mecánica. Una vez clavado, la tierra se retira de forma manual o mediante el empleo de una pala excavadora. Una vez retirada toda la tierra se sigue clavando el tubo hasta llegar a la profundidad pretendida.
  • Perforación por inyección de agua. Se clava un tubo en el terreno por donde se inyectará agua a presión desde la superficie. El agua erosionará el terreno de la parte inferior del tubo y por la parte exterior del mismo irá subiendo el lodo con los restos de la excavación.

3. Pozo Perforado o por Sondeo

  • Martilleo en fondo de agujero. Se usa una máquina con un mástil vertical que en su parte inferior lleva una broca. La broca tiene un movimiento de rotación sobre su eje por el que se clava en el suelo y, además, se le aplica presión de aire en su punta para generar el efecto martillo con el que se rompen y deshacen las rocas que hay. La aplicación de aire a presión también sirve para extraer los restos de la excavación del interior del sondeo.
  • Rotatoria con inyección de agua. La broca gira sobre su eje y se inyecta agua para extraer los restos de la perforación, refrigerar la broca y ayudar a la excavación.

En todos los casos y dependiendo del tipo de pozo, para que el pozo resista el paso de los años es muy importante revestir la obra con anillos de hormigón, tubos de PVC o tubos metálicos.

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario