¿Cuáles son los tipos de pozos de riego más usados en agricultura?

Como cualquier agricultor bien sabe, la lluvia es el factor que determina si habrá buena o mala cosecha. No sólo importa la cantidad de agua que ha caído, sino que también importa su distribución durante el año.

¿Qué importa que llueva 500 litros en noviembre y diciembre si luego no llueve más hasta después de verano?

Vamos a contestar a esta pregunta y ver los pozos de riego más usados.

Cada tipo de cultivo tiene su distribución y cantidad de lluvias óptima, pero como dice el refrán ¡Nunca llueve a gusto de todos!

El riego agrícola viene a satisfacer las demandas de agua que por diversos motivos no son satisfechas por la lluvia durante el ciclo del cultivo.

Pero, ¿qué efectos puede tener para un cultivo la carencia de agua en momentos clave?

  • Reducción del crecimiento del cultivo
  • Reducción del número de flores
  • Reducción de las flores que cuajan
  • Disminución de la cosecha
  • Disminución del contenido graso del grano o fruto

En definitiva, genera pérdidas de cosecha y, por tanto, pérdidas de dinero.

Estos efectos negativos que genera el estrés hídrico se corrigen con aportes de agua concretos de una forma programada y racional.

 

Antes de seguir con los tipos de pozos de riego agrícola, si estás pensando en hacer un pozo o empezar a usar uno que ya tienes hecho en tu finca, es muy importante que conozcas Cómo puedes legalizar un pozo.

 

Los 2 pozos de riego agrícola más usados

 

#1.Pozos excavados

Cuando el agua subterránea se encuentra cerca de la superficie, a menos de 20 metros, se realizan pozos excavados con un diámetro a partir de 1,2 metros. Son los típicos pozos de anillos de hormigón o de ladrillos que se ve el agua a simple vista desde la superficie. Son pozos que por su diámetro almacenan más cantidad de agua que otros pozos de agua subterránea.

 

#2. Sondeos

Cuando el agua se localiza a profundidades de más de 20 metros se usan perforaciones o sondeos como pozos de riego para el cultivo. Por su diámetro reducido no pueden almacenar gran cantidad de agua, aunque puede ser que tenga un volumen de recuperación muy bueno.

 

En ambos tipos de pozos de riego, se puede aprovechar el agua de 2 formas:

  • Directamente del pozo de agua subterránea: se introduce una bomba en el pozo y es la bomba la que aporta el agua directamente a las tuberías de riego de la explotación. Esto se puede hacer en pozos con caudales de agua superiores a los que le demandamos para el riego. Por ejemplo: se puede hacer en pozos que recupere 4.000 litros a la hora cuando estamos regando con 3.000 litros la hora. De esa forma el pozo recupera más de lo que consume la bomba.
  • Del pozo a un almacenamiento: cuando el pozo de riego agrícola no da suficiente agua para abastecer las demandas del cultivo, el agua se extrae y se deposita en balsas o depósitos. Desde estos depósitos se distribuye el agua a la explotación con el caudal que se necesite en cada momento. Este tipo de pozos suelen instalarse para que se extraiga agua constantemente para así evitar que el depósito se quede seco.

 

Y ahora es tu turno, ¿qué tipo de Pozo es el que tienes pensado hacer en tu finca?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario