¿Se puede curar o evitar el HLB en cítricos?

El HLB o Huanglongbing es una de las enfermedades de los cítricos más preocupantes en todo el mundo que causa pérdidas de producción desde el 30% al 100%, llegando hasta la muerte de la planta.

Actualmente, la forma de combatir esta enfermedad es eliminando las plantas afectadas y luchando con aplicaciones masivas de insecticidas contra su principal vector, la Diaphorina citri.

A pesar de todos estos esfuerzos, la enfermedad avanza devastando amplias superficies de cultivo. Por eso, en este vídeo vamos a ver cómo trabaja el HLB en la planta, cómo se relaciona con su insecto vector y cómo se puede tratar de curar y evitar la enfermedad.

El HLB o Huanglongbing es una enfermedad causada por la bacteria Candidatus Liberibacter.

Esta bacteria, una vez llega a la planta se instala en el floema del vegetal, es decir, en el sistema de circulación de la savia elaborada que proviene de la fotosíntesis en las hojas.

Esta bacteria causa el bloqueo de la savia y produce síntomas como:

  • Retoños amarillos
  • Caída excesiva de frutos
  • Caída excesiva de hoja
  • Amarillamiento o moteado difuso en la hoja
  • Nervaduras de la hoja gruesas
  • Nervios de la hoja amarillos
  • Hojas pequeñas
  • Se produce la inversión de color del fruto, es decir, el fruto se pone verde
  • La inserción del fruto con la rama que lo sustenta se pone de color naranja o amarillo
  • Los frutos son pequeños y deformes

Además de esto, la presencia del HLB en la planta muestra deficiencias de ciertos nutrientes en la hoja como el zinc, el magnesio, el hierro o el manganeso.

Un grupo de investigadores asiáticos, observando que la presencia del HLB en cítricos producía una carencia de zinc, estudiaron qué pasaría con la enfermedad si para suplir esta carencia se aplicaba zinc. El hallazgo que obtuvieron fue muy interesante.

Lo que descubrieron fue que al aplicar zinc para eliminar esta carencia en la planta la enfermedad se agravaba.

Pero, ¿por qué ocurre esto?

Antes de realizar la aplicación con zinc en plantas afectadas por el Huanglongbing, se analizó la presencia de microorganismos presentes en las hojas. Vieron que en dichas hojas predominaban las proteobacterias, como el Candidatus Liberibacter que causa el HLB, seguidos por bacterias Firmicutes y Actinomicetos.

Sin embargo, al aplicar zinc a la planta para corregir sus carencias, lo que se produjo fue una disminución importante de la presencia los Firmicutes y los Actinomicetos, además de producirse un agravamiento de la enfermedad.

Pero, ¿qué relación tiene los Firmicutes y Actinomicetos con el HLB?

Los Firmicutes son un tipo de bacillo Gram-positivo que produce una gran cantidad de sustancias antibióticas. Por otro lado, los actinomicetos son organismos microscópicos responsables de la producción de la mayor cantidad y diversidad de sustancias antibióticas totalmente naturales.

Entonces, está claro que una disminución de estos organismos produce una disminución de las sustancias antibióticas en los tejidos de la planta y, por tanto, le estamos facilitando a la enfermedad su desarrollo.

Si quieres entrar en mayor profundidad sobre este tema, te recomiendo que accedas ya a la Conferencia Online Gratuita que se denomina Las 3 claves de la productividad de tu finca y la presencia de plagas y enfermedades.

Es totalmente gratis, sólo tienes que dejar tu nombre y correo electrónico para que te podamos enviar el enlace a la página donde está la Conferencia.

A la vista de estos estudios, se puede decir que la microbiología tiene un papel fundamental en el control del HLB y, como podrás ver en la conferencia, de cualquier plaga y enfermedad vegetal.

Quiero Ver la Conferencia

 

Los antibióticos

Siguiendo el hilo de los antibióticos, diversos grupos científicos han estudiado la viabilidad de la aplicación de antibióticos para el control y cura del HLB.

Tras analizar muchos tipos distintos de compuestos antibióticos distintos, los investigadores han observado como la penicilina y estreptomicina son los antibióticos químicos más eficientes para la cura del HLB.

Sin embargo, su eficacia demostrada es de no más del 50%, por tanto, no se puede decir que sea la solución o la cura para el HLB en cítricos.

Por el contrario, la presencia de microbiología en los tejidos de la planta sí que tiene una repercusión muy favorable en el control de la enfermedad.

Pero no te equivoques, echar microbiología a la planta no es la solución. La solución, como en cualquier aspecto de la agricultura y ganadera, está en el suelo.

En la Conferencia online gratis se profundiza mucho más sobre este aspecto, por eso, regístrate y verás cómo cambia la perspectiva de cómo ves las cosas.

 

La Diaphorina citri, como vector del HLB

La Diaphorina citri es el principal insecto vector de la enfermedad Huanglongbing en cítricos.

De hecho, actualmente es la única vía de trabajo que se está siguiendo para conseguir, sin éxito alguno, acabar con la expansión del HLB.

Esta situación me recuerda a la misma situación que la Xylella fastidiosa en Italia. Se están erradicando hectáreas y hectáreas de olivos, a la vez que se están aplicando cantidades ingentes de insecticidas para evitar la expansión, de nuevo sin éxito, de la enfermedad.

Esto demuestra que el ser humano es una especie que tropieza una y otra vez con la misma piedra.

A raíz de estos malos resultados, una investigadora italiana decidió analizar el por qué había zonas donde más incidía la enfermedad y por qué hay otras zonas que no tenía afección. Quiso ver por qué a unas fincas le afectaba mucho la enfermedad y a otras tan poco.

Todo tiene que ver con los suelos supresivos y conductivos. Regístrate en la Conferencia gratuita porque detallamos mucho más sobre este tema.

Claro que esta estrategia no funciona. Si desde que la bacteria que produce el HLB, Candidatus liberibacter, infecta la planta hasta que se muestran los síntomas pueden transcurrir desde 6 meses a más de 2 años. Por eso, es inútil eliminar preventivamente árboles o eliminar los árboles enfermos. Lo que tú estás viendo ahora como enfermo ya lo estaba hace muchos meses y, por tanto, ya fue foco de infección para otras zonas a través de la Diaphorina citri.

La experiencia ha demostrado que tratar de luchar a base de venenos contra el vector es ineficiente. Además de por otras muchas razones, porque llegará un momento que el insecto se hará resistente a la mayoría de insecticidas y sea incontrolable.

¡Y es que la capacidad de adaptación de estos organismos es fascinante!

En lugar de luchar hasta el infinito contra este vector lo ideal es conseguir que la planta sea resistente al ataque de estos insectos que transmiten la enfermedad del HLB.

¿Cómo se consigue esto?

Pues con suelos supresivos.

En relación al insecto vector, un equipo de investigación asiático, en 2016 estudió cómo afectaba el HLB al estado corporal de la Diaphorina citri.

En esta investigación, descubrieron que los individuos de Diaphorina citri que se localizaban sobre plantas con el HLB ponían más huevos, los huevos eclosionaban antes y nacían más hembras que machos. Esto quiere decir que las condiciones de la planta eran las propicias para el desarrollo del vector y de la enfermedad.

¿Por qué?

Esto tiene que ver también con los suelos supresivos y la nutrición de la planta. En la Conferencia Gratuita está perfectamente definida esta cuestión.

Por el contrario, cuando la planta estaba sana y bien nutrida el desarrollo de la Diaphorina citri era mucho más limitado.

Por todas estas razones, vengo comunicando desde hace mucho tiempo que el éxito de una finca, ya sea agrícola, ganadera o forestal, está en el suelo. Suelo sano planta sana, suelo enfermo planta enferma.

Se está tratando de erradicar una enfermedad que va por delante del ser humano. Con esas aplicaciones de veneno tan grandes no sólo se elimina TEMPORALMENTE la Diaphorina citri, sino que se eliminan otros insectos que forman parte del ciclo biológico del ecosistema.

Por ejemplo, un investigador brasileño descubrió que una pequeña avispa, Tamarixia radiata, era muy efectiva en el control biológico de la Diaphorina citri. De hecho, demostró cómo está especie era capaz de reducir las poblaciones de este insecto en más de un 50%.

Con las aplicaciones masivas de insecticidas estamos aniquilando esta fauna auxiliar que nos están generando, de una forma más efectiva que los venenos, el control del vector y, además, totalmente gratis.

Fijaros en un dato muy curioso: Brasil en el año 1980 tenía catalogadas sólo 190 plagas, sin embargo, a día de hoy tiene catalogadas más de 4.000 plagas diferentes.

Esto tiene dos lecturas:

  1. Antes no sabían nada de agricultura y no sabían ni que era una plaga. Cosa que dudo mucho.
  2. O antes no tenían tantos problemas con insectos que formaban plagas.

Ya son muchos los estudios científicos que lo determinan. La aplicación de venenos y sustancias químicas favorecen que insectos, que son inocuos en un ecosistema equilibrado, pasen a ser plagas que generan enormes problemas.

Esto demuestra que el camino de los venenos y la erradicación lo único que consigue es simplificar ecosistemas y empeorar la situación.

 

El principio del fin

El monocultivo se ha establecido a nivel mundial como la única solución agraria y económica viable para el campo.

Sin embargo, como se demuestra con la asociación de cultivos en los cítricos y, sobretodo, en relación al HLB, esta afirmación tiene demasiadas lagunas.

En Asia, que fue la primera zona del mundo en convertirse el HLB como un problema de primera magnitud, se estudió el comportamiento de la Diaphorina citri en relación a los cítricos cuando se encontraban en monocultivo o en asociación con otras plantas.

Se observó, que cuando el cítrico estaba asociado con otro cultivo, como la Guayaba, la incidencia del vector se redujo en más del 50%.

¿Por qué?

Porque la Guayaba, como otras muchas plantas, emite una sustancia ORGÁNICA, no química ni de síntesis humana, sino Orgánica y Natural, que repelía la presencia del insecto, haciendo que la afección a los cítricos cayera en más del 50%.

La sustancia que, principalmente, se detectó que funcionaba en este trabajo de repulsión era el Beta Cariofileno.

¡Qué curioso! El Beta Cariofileno se usa en humanos para reducir la ansiedad y la depresión, es decir, que sirve para aumentar el estado de salud y energía de los organismos vivos.

¡Está claro! Los insectos y las enfermedades atacan a plantas que tienen niveles de salud y energéticos bajos, es decir, plantas que se asimilan a individuos que están en fase de muerte.

Estos organismos oportunistas llegan para acelerar el proceso de muerte de la planta.

Pero, ¿por qué atacan a plantas que, en principio, están sanas?

Las atacan porque la planta parece sana pero no lo está. La planta está viviendo en un suelo conductivo que no le aporta una nutrición equilibrada y abundante. Estos desequilibrios la posicionan en un lugar de debilidad que la hace susceptible de las plagas y las enfermedades.

En la Conferencia Gratuita, a la que te podrás registrar aquí, puedes ver con más profundidad mucho más sobre este tema.

Por último, me gustaría finalizar incidiendo en la idea de que el suelo supresivo es la única herramienta a corto y largo plazo para conseguir plantas sanas y productivas. Todo lo demás son parches al verdadero problema.

Quiero Acceder Ahora a la Conferencia

 

2 Comentarios

  1. Intesante artículo.
    El reto para los citricultores es mayúsculo.
    Coincidimos que el uso de plaguicidas no es la solución pero en Colombia el ICA está recomendando tala y fumigación.
    Es más hace un año nos obseqiaron un plaguicida pero por las razones expuestas en este artículo no lo usamos.

    • Hola Armando, muchas gracias por tu comentario. Aún no entiendo como los gobiernos siguen recomendando un método que no sirve para nada. Es pan para hoy y hambre para mañana. Un abrazo, Juan Casado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario