¿Estás buscando la manera de asegurar la cosecha de tu finca?

¿Piensas que regar con el agua del pozo es la única vía de conseguir mejorar y asegurar la cosecha año tras año?

La instalación de un sistema de riego procedente de agua de pozo tiene varios puntos críticos:

  • La posibilidad de legalización del aprovechamiento del agua
  • La capacidad del pozo para abastecer de agua de riego a tu finca
  • La posibilidad económica que tengas para realizar la instalación. Normalmente suele ser una alta inversión, además de requerir unos altos costes de mantenimiento.

En este vídeo vamos a ver cuáles son los costes aproximados de la instalación de un sistema de riego y cuál es la alternativa más barata y rentable para ti para conseguir asegurar cosechas.

Para encuadrar el problema desde una perspectiva correcta, vamos a hacer un cálculo rápido y fácil:

Si en tu finca llueve 500 litros por metro cuadrado al año, significa que llueve un total de 5.000 metros cúbicos por hectárea y año. Esto significa que tu finca recibe por hectárea cada año un total de 5 millones de litros.

Salvo pozos muy excepcionales y, salvo que la finca sea muy pequeña, esta cuantía de agua que recibe la finca de la lluvia es muy difícil alcanzar con agua de pozo.

Además, las dotaciones máximas establecidas por la Confederación van a limitar mucho el uso que puedas hacer del agua de la captación.

 

Puntos Críticos de la Utilización del Agua del Pozo

Como dije al principio, la utilización del agua del pozo tiene 3 puntos críticos. ¡Vamos a verlos!

 

#1. Posibilidad de Legalización del Pozo

No todos los pozos, por muy antiguos que sean son legalizables. Una cosa es que la infraestructura del pozo, es decir, el propio pozo sea legal por su antigüedad y otra cosa muy distinta es que la utilización del agua sea legal.

Para legalizar un pozo hay que tener en cuenta, entre otras cosas, la distancia con pozos que ya estén legalizados, la distancia a cauces públicos, el estado de la masa de agua subterránea y la situación de zonas protegidas.

Además de estos factores, hay que comprobar si la dotación que se necesita de riego es compatible con el Plan Hidrológico. Puede ser que cumplas con todos los requisitos pero que no cumplas con la dotación máxima que ha establecido el Organismo de Cuenca.

 

#2. Capacidad del Pozo para Abastecer de Agua de Riego a tu Finca

Otro factor que tienes que tener en cuenta, antes de la instalación del sistema de riego, es la capacidad de extracción que tiene el pozo. Debes preguntarte si el pozo es capaz de aportar el caudal y el volumen que necesitas en la finca.

 

#3. ¿Es Rentable hacer la Inversión en el Sistema de Riego?

El primer coste que tienes que considerar es el coste de legalización del pozo. Este coste puede variar desde los 400 € hasta los 2.000 € dependiendo de dónde se localice el pozo. Además, si hay que hacer el pozo nuevo, hay que sumar el coste de realizar el pozo o sondeo, que dependerá del tipo de pozo que se realice y de la profundidad a la que se encuentre el agua.

En segundo lugar tienes que considerar el coste de instalación del sistema de riego. Para ello, te muestro un ejemplo para que veas el coste de instalación del último sistema de riego que se colocó en una finca que yo gestiono de forma directa:

  • Bomba de 1 Caballo para sacar 1.500 litros a la hora de un sondeo con una profundidad de 120 metros = 1.200 €
  • Depósito de 157.000 litros = 6.000 €
  • Bomba de presión y equipo de fertitriego = 3.500€
  • Instalación del riego integrado y subterráneo en 12 hectáreas = 12.000 €
  • Grupo de producción de energía eléctrica para mantener las bombas: 1.100 €

En total, la inversión fue de 23.800 € para regar un total de 12 hectáreas de olivar.

Además de esta inversión, hay que contar con la mano de obra de mantenimiento del sistema, que mínimo son 5 días de trabajo al mes.

Para mí, tener riego en la finca es una buena ventaja, pero no es más importante que conseguir aprovechar el 100% de la lluvia que cae en la finca.

 

¿Cómo Conseguir Mejorar la Infiltración y Almacenamiento de Agua en el Suelo?

Te propongo que pienses por un momento, si la mayor cantidad de agua que puede recibir una finca procede de la propia agua de lluvia, ¿no sería lo más inteligente asegurar el aprovechamiento absoluto de esta agua?

Ser capaz de asegurar la infiltración y almacenamiento de la mayor parte del agua de lluvia que cae en una finca es uno de los puntos clave para conseguir mejorar y asegurar la cosecha. Vamos a ver 3 factores a tener en cuenta.

 

El Manejo Eficiente y Adecuado del Suelo

En fincas con un deficiente manejo del suelo, el porcentaje de agua que se puede perder por escorrentía puede ser muy elevado. Por tanto, las necesidades posteriores de riego son mucho más elevadas que fincas con un buen manejo del suelo.

La cubierta del suelo es un factor clave a la hora de mejorar la infiltración del suelo y evitar su pérdida por escorrentía. En fincas con una cubierta total, el agua de lluvia es infiltrada en cantidades cercanas al 100%.

¿Por qué?

Porque las hojas de las herbáceas hacen que el impacto de la gota de agua sobre el suelo sea inexistente, lo que evita que al impactar directamente sobre el suelo lo erosione y lo compacte superficialmente.

Además, las raíces de las plantas y su tallo, sirve de canal directo del agua lluvia al interior del suelo.

Pero la cubierta vegetal tiene una contrapartida en cultivos agrícolas: tiene un consumo de agua que en épocas de sequía podría ser muy importante para el cultivo. Para evitar esto, la cubierta tiene que ser manejada de acuerdo a la precipitación, a su estado fenológico y a la composición florística de la misma.

Lo que no cabe duda, es que un suelo cubierto:

  • Infiltra toda el agua de lluvia
  • Evita la erosión
  • Evita la pérdida de agua por transpiración directa del suelo

 

La Presencia de Materia Orgánica Estable en el Suelo

Suelos sin materia orgánica almacenan sólo el agua que es capaz de almacenar las partículas minerales del suelo.

Sin embargo, un suelo con materia orgánica puede retener una cantidad de agua tal que elimine, en muchos casos, la necesidad de riego.

Fíjate, la materia orgánica es capaz de almacenar de 10 a 20 veces su peso en agua. Esto significa que por cada kilo de materia orgánica estable que tengamos somos capaces de almacenar 10 a 20 kilos o litros de agua.

Sólo aumentando 1% de materia orgánica en el suelo puedes ser capaz de almacenar más de 150.000 litros por hectárea extra a la capacidad de retención de agua del suelo mineral.

 

La Disposición Espacial de los Cultivos

La disposición espacial de los cultivos tiene un efecto muy importante a la hora de su eficiencia en la infiltración y retención del agua. Las plantaciones rectilíneas pueden ser las más eficientes en el manejo mecanizado, sin embargo, no lo son respecto al uso eficiente del agua.

 

Conclusión

Como puedes ver, para conseguir mejorar y asegurar las cosechas de tu finca es necesario realizar un manejo del suelo que te permita maximizar la capacidad de infiltración de agua y su retención en el suelo.

Por el contrario, el riego es una opción fácil para el propietario ya que sólo hay que montar todo y ponerse a regar pero realmente hacer esto es empezar la casa por el tejado.

Por tanto, bajo mi experiencia y formación puedo concluir que la parte principal sobre la que trabajar para conseguir mejores y constantes cosechas es el correcto manejo del suelo.

Además, un suelo sano y fértil es capaz de producir más y evitar problemas de plagas y enfermedades.

 

Para ahondar un poco más sobre este tema, te recomiendo que veas una Conferencia Online Gratuita que he preparado para ti en la que vas a descubrir las 3 Claves de una Buena Producción en Tu Finca y cómo esto evita la aparición de Plagas y Enfermedades. Haz clic en el botón:

 

Quiero Ver Ahora la Conferencia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario