El pH del suelo es un dato muy importante cuando se está buscando una nutrición completa y abundante de las plantas, tanto del cultivo agrícola como de las plantas que suponen la dieta del ganado.

Por la gran importancia que tiene en la nutrición vegetal, vamos a ver en este vídeo: qué es el pH, qué tipos de pH se pueden dar y qué podemos esperar en cada situación.

¿Qué es el pH?

El pH es una medida de la alcalinidad o acidez de una solución, es decir, nos muestra en una escala de 0 (siendo lo más ácido) hasta 14 (siendo lo más básico) la acidez o alcalinidad de una sustancia en un medio líquido.

Por ejemplo, el agua destilada tiene un pH neutro de 7, el zumo de un limón tiene un pH ácido de 2,5 y la cal tiene un pH básico de 12,5.

Entonces, ¿qué es el pH del suelo?

Es la graduación de pH cuando el suelo se pone en una solución líquida. Así, un suelo será ácido cuando su pH esté por debajo de 7 y será básico cuando esté por encima de 7.

A medida que el pH se va separando de la neutralidad el suelo es más fuertemente ácido o más fuertemente básico.

Para entender la importancia que tiene el pH en el suelo es necesario primero entender, qué son las bases de cambio y el papel de los protones.

 

Las Bases de Cambio

Las bases de cambio son un conjunto de nutrientes esenciales e importantes para la planta, como el Calcio, Magnesio, Potasio o Sodio, que son retenidos por el Sistema de Cambio del Suelo y puestos a disposición de la planta cuando lo necesita.

Como productores agropecuarios, lo que nos interesa es que el suelo esté lleno de bases de cambio, es decir, que la despensa esté llena de comida para la planta.

 

Los Protones

La despensa del suelo puede estar llena también de protones (H+). En realidad el pH lo que mide es la concentración de iones de Hidrógeno o protones en la solución analizada.

A medida que hay más protones mayor será la acidez del suelo.

Por eso, un suelo ácido tiene una probabilidad muy alta de que gran parte de su despensa de nutrientes esté ocupada por iones de hidrógeno que no tienen utilidad nutritiva para la planta, cosa que no nos interesa.

 

¿Qué es el pH del Suelo?

Es la medida de la relación que existe entre los iones de hidrógeno en la solución del suelo y las bases de cambio que contrarrestan el efecto ácido que tienen los protones.

Así, en un suelo ácido los protones predominan sobre las bases del suelo. Por el contrario, en un suelo básico las bases predominan sobre los protones. En un suelo neutro la relación de bases y protones está equilibrada.

En esta situación podrás pensar, si las bases son el alimento de la planta, entonces lo que me interesa es tener un suelo básico para así tener más bases.

Aunque las bases de cambio son alimento para la planta, existen otros muchos nutrientes esenciales, como el hierro, el boro, el zinc o el fósforo, que quedan bloqueados en el suelo y no disponibles para la planta en suelos con pH por encima de 8.

En esta situación tendrás más bases de cambio, sin embargo, te faltarán otros nutrientes esenciales que estarán bloqueados y serán los que te limiten el desarrollo del cultivo.

Por el contrario, suelos con pH ácido, además de tener parte de la despensa llena de protones inservibles para la planta, tendrán problemas de carencia de bases de cambio, problemas de toxicidad con aluminio y problemas de excesiva absorción de cadmio.

 

¿Cuál es el pH más adecuado para la Planta?

Cada cultivo tiene un rango óptimo de pH. Hay cultivos que vegetan bien en suelos ácidos y mal en suelos básicos o alcalinos. Otros se desarrollan bien en suelos básicos pero mal en suelos ácidos.

Por ello, no hay un pH perfecto para todas las situaciones. Sin embargo, como regla general, se puede establecer un rango de pH de 6,5 a 7,5 como óptimo de disponibilidad de nutrientes para la planta, es decir, un pH alrededor de la neutralidad.

 

¿Para qué sirve el pH?

El pH sirve para darnos una clara idea de lo que puede estar ocurriendo en el suelo y, por tanto, a nuestro cultivo.

Muchas veces me llaman productores para que vea qué le está ocurriendo a su cultivo. Lo primero que hago es mirar el pH porque si es excesivamente alcalino o excesivamente ácido me puede mostrar claros indicios de problemas nutritivos asociados a bloqueos de nutrientes esenciales en el suelo.

Pero no debemos obsesionarnos con el pH y su regulación. Tanto o más importante para la nutrición de la planta es la microbiología y el estado de salud el suelo. Ellos se encargan de desbloquear los nutrientes en cualquier situación de pH del suelo. Por eso, si los tenemos a ellos trabajando en la finca vamos a regular naturalmente los problemas que pudiese generar el pH del suelo.

 

Si quieres profundizar más sobre la nutrición vegetal y la productividad de una finca, te recomiendo que te registres ahora a nuestra Conferencia Online Gratuita Las 3 Claves de la Productividad de tu finca y la presencia de plagas y enfermedades.

 

Quiero Ver la Conferencia

 

3 Comentarios

  1. Soy ITA y agricultor desde hace 35 años, y parecen muy interesantes sus conferencias. Voy ha poner 20 ha de olivar súper intensivo de secano a un marco de 6 por 1,5 de variedad Arbequina. Es en plan de prueba si resulta seguiré plantando olivos. Lo pongo en súper intensivo porque ya no estoy para tratar con gente y lo quiero lo más mecanizado posible.

    • Hola Iñigo, muchas gracias por tus palabras y mucha suerte con tu nuevo proyecto. Un abrazo, Juan Casado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario