La recogida de la aceituna es el momento clave del año en un olivar. Es el tiempo en el que todo el trabajo del año da su resultado. Sin embargo, no por ello, es el momento más fácil para el agricultor.

En este vídeo vamos a ver los aspectos más importantes que debe conocer un agricultor a la hora de llevar a cabo la recolección de la aceituna.

La Recogida de la Aceituna es el trabajo más importante que tiene un agricultor en todo el proceso productivo de un olivar. Es en la cosecha de la aceituna donde nos jugamos todo.

Porque, ¿para qué queremos mucha cosecha si luego no somos capaces de cogerla bien ni a precios adecuados?

De hecho, la recolección de la aceituna es el capítulo más importante de los gastos anuales de un olivar.

Según el caso, la cosecha de la aceituna puede suponer incluso más del 50% de los costes de todo el año en un olivar.

Así, en este trabajo nos jugamos el ingreso de todo el año y la mayor parte de los gastos del año.

Si quieres conocer los errores más comunes que se comenten en un olivar y por los que se resiente la rentabilidad de la plantación, te recomiendo que te inscribas GRATIS a la Conferencia que he preparado para ti en la que descubrirás los 5 Errores Básicos que te impiden Ganar Más Dinero con tu Olivar.

Quiero Ver la Conferencia

Recogida de la Aceituna: aspectos a tener en cuenta

Como en casi todos los procesos de trabajo de un olivar, la eficiente y correcta recolección de la aceituna está sujeta a ciertos factores:

  • La meteorología
  • La maduración del fruto
  • La pendiente del terreno
  • La existencia o no de cubierta vegetal
  • Los medios disponibles

La Meteorología

A diferencia del cultivo del almendro que se recoge en verano, la recolección de la aceituna se realiza en durante los meses de otoño e invierno.

Esto quiere decir que la probabilidad de recibir lluvias durante la recogida de la aceituna es alta.

Pero, ¿qué pasa si llueve?

Lo primero que ocurre es que no se puede entrar a trabajar al campo bien por el problema con el barro. Este problema no ocurre en fincas donde el suelo es más arenoso.

Tampoco tiene tanta importancia en fincas donde no se labra y donde se deja cubierta vegetal.

El segundo problema es que el árbol se moja. Así, al varear el árbol el agua cae sobre los trabajadores, lo que reduce su rendimiento de trabajo al estar mojados, y moja los fardos o mantos.

Con los fardos mojados se dificulta mucho también el trabajo.

Entonces, cuando estemos planteando la recolección de la aceituna es necesario mirar el tiempo con días de ventaja para programar el momento más adecuado para el trabajo.

La Maduración del Fruto

Dependiendo el destino que se pretenda dar a la cosecha, la fecha más adecuada para la recolección del fruto puede ser una u otra.

En concreto, la aceituna alcanza su grado máximo de maduración, para la producción de aceite, cuando su índice de grasa sobre seco alcanza el valor de 42.

A partir de este momento, si el rendimiento graso de la aceituna sube es por un proceso de deshidratación del fruto no por un aumento de la cantidad de aceite.

Pero no siempre hay que buscar la máxima cantidad de aceite de una forma ciega. También hay que buscar que la calidad del aceite que se produce nos permita generar, al menos, aceite de oliva virgen extra.

Muchas veces buscar el máximo rendimiento graso conlleva mermar la calidad y, con ella, mermar el precio que se obtiene por la aceituna.

La Pendiente del Terreno

¿Por qué es un factor crítico en la recolección?

Porque a mayor pendiente el rendimiento de la recolección de la aceituna baja y el plazo de recogida de la aceituna se alarga.

Al alargarse el plazo se producirá previsiblemente una disminución de la calidad del aceite y un aumento de la probabilidad de caída del fruto al suelo.

¿Qué ocurre si se cae el fruto al suelo en olivares de pendiente?

Pues que los costes de recolección se elevan tanto que es inviable la recogida de esta aceituna. Por ello, aceituna que caiga al suelo es aceituna perdida en este tipo de olivar.

La Cubierta Vegetal

En fincas con cubierta vegetal total, como puede ser en el olivar ecológico, la caída de la aceituna al suelo supone aumentar mucho los costes de recolección o incluso hacerlos inviables.

En este caso, interesa un comienzo de la aceituna temprano que evite cualquier riesgo de caída del fruto. Además, así se promueve un aceite de alta calidad, que unido al certificado ecológico aumenta de forma importante el precio que se percibe por el aceite.

Medios de que se disponen para la recolección de aceituna

La calidad de los medios para la recolección determinará el rendimiento diario en la cosecha y el daño que se le genere a la planta.

El rendimiento diario es muy importante conocerlo porque nos dará una idea clara del tiempo de recogida de la aceituna que tenemos por delante. Así, se puede programar las zonas a recoger y coordinar con el estado meteorológico.

Pero, más importante aún es el daño que esos medios de recolección puedan hacer a la planta. Hay que pensar que la mayor parte de las ramas que se rompen son tallos nuevos.

Como seguro que sabes, es en esos tallos nuevos donde se concentra la cosecha del año siguiente, por lo que generar un gran daño a las plantas supondrá mermar gravemente la cosecha del año que viene.

Como puedes ver, hay que tener en cuenta muchos parámetros tanto para producir como para cosechar la aceituna.

Y, si quieres seguir profundizando en el conocimiento de tu Olivar, accede ahora a la Conferencia Online Gratuita donde conocerás los 5 Errores que la mayoría de propietarios comenten que hacen que sus resultados no sean los que realmente desean y que, si tú los estás cometiendo, estás dejando dinero encima de la mesa.

Quiero Ver la Conferencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario