Se puede afirmar que el agua es el componente más importante de la vida, de hecho, ¡Sin Agua no hay Vida!

Desde tiempos inmemoriales, el agua ha sido pieza clave en diversos sectores de la población, sirviéndose de ella para el abastecimiento, industria, transporte…

Puesto que es un recurso limitado, el Organismo que regula el aprovechamiento del agua ha establecido una serie de usos que se le puede dar con un volumen total restringido, al objeto de intentar satisfacer todas las demandas existentes por la sociedad de una forma racional.

Vamos a ver los diferentes usos legales que podemos dar al agua de un pozo.

Usos legales para un pozo

El agua del pozo de tu finca se puede usar para abastecimiento, uso agrario o industrial siempre que su localización geográfica, volumen y caudal esté de acuerdo con la Normativa de la Cuenca Hidrológica donde se sitúe.

Para saber más al respecto, puedes leer el artículo Los 6 requisitos para hacer un pozo de agua.

 

#1. Abastecimiento

Este uso de pozos va destinado a abastecer las necesidades de agua dulce de poblaciones, locales comerciales, pequeñas industrias de la localidad o edificios de uso público (Ayuntamiento, oficinas municipales,…).

Pero, ¿qué utilidad tiene este uso para el pozo de mi finca?

Este tipo de uso se le da también a cortijos o casas de campo para que tengan agua con la que abastecerse. Dependiendo de la localización geográfica donde se encuentre la finca, se podrá conseguir agua también para llenar la piscina y riego de jardines.

Para conseguir este uso del pozo es muy importante que la edificación sea legal. Con esto no quiero decir que se pague un IBI urbano, cosa que no legaliza la edificación, quiero decir que el Ayuntamiento pueda certificar que la edificación es legal. Para ello, es necesario obtener las licencias oportunas de este Organismo.

 

#2. Agrario

Dentro del uso agrario se puede distinguir: Regadío y Ganadería.

1. Regadío

Las dotaciones brutas de agua máxima, para la Cuenca del Guadalquivir, que se pueden conseguir para regar una finca desde un pozo son:

  • Olivar: 1.500 m3/hectárea y año
  • Arroz: 11.000 m3/hectárea y año
  • Huertos y otro tipo de cultivos:
    • Con riego no localizado: 5.000 m3/hectárea y año
    • Con riego localizado: 4.500 m3/hectárea y año

2. Ganadería

La normativa vigente actualmente no refleja dotaciones máximas por hectárea para este uso.

Sin embargo, a la hora de obtener la documentación pertinente es muy importante calcular muy bien el volumen y caudal que se va a necesitar, para justificarlo convenientemente.

 

#3. Industrial

Por normal general, al uso industrial se le puede otorgar como máximo 1 hm3/año, mientras que para una industria de la minería se puede obtener hasta 3 hm3/año.

 

Dependiendo del uso y del volumen de agua que pretenda usar del pozo, variará la documentación a presentar. Si quieres saber más sobre cómo legalizar un pozo haz clic en legalizar pozo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario